4 agosto 2018
Comentarios 0
Categoría Uncategorized
4 agosto 2018, Comentarios 0

Su característico color rojizo confiere a las naranjas sanguinas propiedades muy beneficiosas para la salud. Las naranjas de sangre, como también se las suele llamar, tienen un encanto especial. Su corta estacionalidad y su peculiar color hace de estas naranjas un producto atractivo y exclusivo.

Su color rojo se debe a unos pigmentos llamados antocianinas, presentes en flores y frutas como los arándanos, pero nada habitual en los cítricos. Estos pigmentos poseen un gran poder antioxidante, que unido a las cualidades de la naranja común, hacen de las naranjas sanguinas un alimento con grandes propiedades:

  • Antioxidantes: previenen muchas enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Disminuye el riesgo de cardiopatías y algunos tipos de cáncer.
  • Baja el nivel de colesterol LDL o colesterol “malo”.
  • Gran aporte de vitamina C, fibra alimentaria, ácido fólico, calcio y vitamina A, entre otras.

Un tesoro entre los cítricos
· Las antocianinas, los pigmentos antioxidantes que tiñen la pulpa de las naranjas sanguinas, se acumulan en las vesículas que separan los gajos. Son un potente antioxidante que allí por donde pasa va atrapando radicales libres y favoreciendo su eliminación. De esta manera contribuye a prevenir las enfermedades cardiovasculares, las neurológicas y diversos tipos de cáncer –sobre todo los de colon y estómago– de manera tan eficaz o más que los antioxidantes hallados en el té verde, las bayas o las coles.
· Al inhibir ciertas enzimas digestivas, las antocianinas disminuyen los niveles de glucosa en sangre y reducen la absorción de las grasas después de las comidas, por lo que previenen la obesidad y la diabetes.
· Por otra parte, destaca su efecto sobre el sistema circulatorio, pues aumenta la resistencia de las paredes de los vasos sanguíneos y disminuye su permeabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *